Avisar de contenido inadecuado

El USO Y ABUSO DE LOS TEST PSICOLOGICOS

{
}

 

Por: Lic. Manuel A. Alva Olivos

 

Los test o pruebas psicológicas  son instrumentos de medición, objetivos y estandarizados de una determinada muestra de conducta. Una prueba psicológica estandarizada, la diseñan especialistas, fijando claramente instrucciones para la aplicación y la calificación, la cual debe ser aplicada a un grupo representativo de la población al cual está dirigido la prueba.

Los test psicológicos serán objetivos en la medida que el examinador deje de lado su juicio subjetivo y aplique, califique e interprete los resultados de acuerdo a las instrucciones establecidas por los expertos.

Todo psicólogo al utilizar pruebas psicológicas debe conocer su confiabilidad y su validez. La confiabilidad viene a ser la consistencia de la prueba, en otras palabras es la permanencia o la estabilidad en las puntuaciones obtenidas por las personas, cuando se le aplica en diferentes oportunidades. La validez es el grado con el que la prueba mide lo que pretende medir, es decir a través de la validez comprobamos si la prueba cumple su función.

Existen diversas pruebas psicológicas y estas se clasifican de distinta manera, de acuerdo a su contenido o a su proceso, como psicometricas o proyectivas, individuales o grupales, cuantitativas o cualitativas, etc. Asimismo se clasifican de acuerdo a la característica de la medición: de personalidad, actitudes, habilidades, aptitudes, neurológicas, creencias, sentimientos, motivos, conocimientos y otros.

Las pruebas psicológicas, son instrumentos o herramientas de medición que se utilizan en diferentes áreas laborales, hospitales, clínicas, escuelas, universidades, empresas, industrias, organismos gubernamentales, ONGs, instituciones militares, etc.

Los test psicológicos, deben ser usados por especialistas, por profesionales que hayan sido capacitados para la creación, aplicación, calificación e interpretación, en este caso los únicos son los PSICOLOGOS debidamente colegiados.

Los Psicólogos, utilizan diversos métodos y técnicas en el estudio de la conducta y la actividad psíquica, y a la cual acompañan con la utilización de instrumentos psicológicos, dando como resultado por ejemplo:  los diagnósticos y recomendaciones en los tratamientos psicológicos, las orientaciones vocacionales o profesionales, las intervenciones psicoterapéuticas, selección de personal, prevención y promoción de mejores estilos de vida, clasificación y ubicación dentro de contextos educativos, detección de problemas de aprendizaje, de personalidad etc.

El uso de pruebas psicológicas, es limitado en nuestro medio,  debido a que existen pocas pruebas psicológicas estandarizadas o adaptadas a nuestra realidad, pudiendo ser aplicadas solamente a determinados grupos poblacionales, por los diversos grupos socioculturales de nuestro país.

Asimismo debemos decir, que existe una gran preocupación entre todos los psicólogos, por el incumplimiento de las normas éticas en el control de la utilización de pruebas psicológicas. Lamentablemente tenemos que soportar muchas veces la manipulación de nuestros instrumentos por personas sin ninguna capacitación o muchas veces ajenas a las ciencias de la conducta, sin embargo muchas personas piensan que el aplicar una prueba es simplemente seguir las indicaciones de aplicación y sacar la respuesta según  lo indica el manual, que equivocados y lejos de la realidad se encuentran.

También podemos decir que abundan las revistas, en el cual incluyen dentro de ellas los llamados "tests" sin ningún sustento científico, manifestando de esta manera, el poco respeto que se tiene hacia la personas, ante estos casos podemos tomar en cuenta lo manifestado por: Anastasi (1998) nos dice que las pruebas psicológicas en manos de un usuario poco escrupuloso o bien intencionado pero ignorante pueden causar un grave daño. Asimismo manifiesta que existen dos razones para controlar su uso:

  • 1. Garantizar que sean aplicadas por un examinador calificado y que los resultados se empleen apropiadamente.
  • 2. impedir una familiaridad general con su contenido, ya que ello invalidaría el instrumento.

Muchas veces se piensa que el psicólogo puede prestar sus instrumentos de medición como prestar un libro o puede dar referencias de cómo actuar ante un examen psicológico para lograr un determinado trabajo. Esto se da lamentablemente por que nosotros los especialistas no  hacemos cumplir nuestros derechos, y contribuimos al no manifestar nuestra protesta o al permitirnos usar fotostáticas de las pruebas psicológicas, por lo oneroso que nos resulta comprar las originales. Nosotros los psicólogos ponemos en riesgo la vida mental, física y psicosocial  de las personas al utilizar pruebas psicológicas adulteradas, seccionadas y no estandarizadas o adaptadas a nuestra realidad. 

En otros países, existe un control permanente, en la venta de instrumentos de medición   psicológica, solo pueden comprar los especialistas debidamente acreditados y se revisa cuidadosamente al recibir las pruebas, para dar la conformidad de que esta completa. Tal es así que los estudiantes de Psicología solo pueden comprarlos con el aval de un profesional debidamente colegiado.

Finalmente podemos decir que, en nosotros los psicólogos está  el cambiar esta situación, al mostrarnos más preocupados por respetar y hacer respetar nuestros instrumentos de trabajo. Asimismo los estudiantes de psicología deben desde ahora preocuparse por aprender el uso correcto de los instrumentos de medición y tomar conciencia de su actividad laboral como profesional. 

* Publicado en Boletín Informativo del Colegio de Psicólogos del Perú - Año 4 - No.9 - Julio - Diciembre - 2003

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.